Mens sana in corpore sano

En una sociedad sedentaria como la nuestra, los malos hábitos de vida se confirman como una de las causas del mal estado de salud de la población en general. Y si no es malo, sí mejorable. Sólo hacen falta unas cómodas zapatillas y la ropa apropiada para contribuir a mejorar la salud física, pero a pesar de ello, el contacto que la mayoría tenemos con el deporte es a través de la televisión y como mucho, desde las gradas.

Lo paradójico es que en España hay una gran afición por deportes de todo tipo. De hecho, los grandes acontecimientos deportivos son un aliciente más que suficiente para salir de casa, viajar e incluso conocer otras culturas. Pero cuando se trata de sudar la gota gorda, nos lo pensamos y mucho, a pesar de que a más de uno nos permitiría ahorrarnos el dinero que cuesta un tratamiento de la celulitis en Barcelona, Madrid o donde sea, que vagos hay en todas partes. 

La oferta deportiva es cada vez más amplia y variada y además de esfuerzo, también puede suponer diversión. No todos los deportes son apropiados para todas las personas, hay que buscar aquel que sea acorde con las características de cada uno. Y no valen las excusas, porque el simple hecho de caminar ya es hacer deporte y aporta grandes beneficios. Además, con una hora al día es suficiente.

Esta entrada fue publicada en Salud, Vida cotidiana. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*